HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




lunes, 29 de enero de 2018

KIDDO, PRIMER GATO AERONAUTA (SPANISH & ENGLISH)


Kiddo fue el primer gato voló sobre el Océano Atlántico en un dirigible, aunque el cruce no se pudo completar. Era un gato atigrado gris, uno de los gatos callejeros hermanos que vivían alrededor del hangar de la nave aérea, pero desafortunadamente su hermano fue muerto por un perro lobo unas semanas antes del vuelo. Kiddo, a quien el equipo solía llamar "Kitty", pertenecía a uno de los tripulantes de la aeronave América de Walter Wellman. Wellman (1858-1934) fue un explorador, aeronauta y periodista estadounidense. Persuadió a tres periódicos, el New York Times, el Chicago Record-Herald y el británico Daily Telegraph, para financiar una nueva empresa. 


En 1910, él y cinco compañeros intentaron cruzar el océano Atlántico, saliendo de Atlantic City, Nueva Jersey, el 15 de octubre de ese año, retrasado desde agosto, ya que el aparato no estaba listo. Fue justo en el último minuto cuando Kiddo fue arrojado al bote salvavidas bajo la aeronave, donde el operador de radio Jack Irwin tenía su puesto, y el gato pasó gran parte de su tiempo acurrucado en la "esquina inalámbrica". Una lancha a motor, ocupada por periodistas, remolcó el dirigible lejos de tierra hasta que se llegó a aguas profundas, y luego lo lanzó cuando el mar se volvió demasiado bravo para el pequeño bote. El dirigible desapareció inmediatamente de la vista y se perdió en un denso banco de niebla. Mientras sucedía esto, Kiddo realmente no parecía disfrutar de su primera experiencia de vuelo, maullaba, aullaba y corria "como una ardilla en una jaula", según el registro, y en general poniendo de los nervios al primer ingeniero, Melvin Vaniman. América fue el primer dirigible en ser equipado con radio, y aparentemente el primer mensaje histórico de radio en vuelo - a una secretaria en tierra firme - dice:¡Roy, ven a buscar a este maldito gato! 


El navegante Murray Simon pensó que el gato debería quedarse, ya que no tendrían suerte sin él, pero en un acuerdo de la tripulación se decidió que debería regresar a la orilla. Kiddo fue metido sin ceremonias en una bolsa de lona, ​​con la idea de que lo bajaran a una lancha motora debajo del dirigible. La bolsa, donde se retorcía furiosamente, fue bajada justo por encima del mar, pero el clima era demasiado duro para que el bote lo alcanzara, por lo que fue izado de nuevo. Kiddo pronto recuperó el equilibrio de su espíritu y se comportó "bastante bien"; de hecho, la tripulación lo encontró "más útil que cualquier barómetro". Nunca debes cruzar el Atlántico en un dirigible sin un gato ", como lo expresó Murray Simon. "Ahora está sentado en la vela del bote salvavidas mientras escribo, lavándose la cara al sol: una agradable imagen de satisfacción felina. Este gato siempre ha avisado de problemas futuros. Dos o tres veces, cuando pensamos que iba "todo bien", el nos indicaba que sabía que pronto estaríamos hasta el cuello". Al gato no le gustaba cuando el clima empeoraba y la aeronave perdía altura; se agitaba y, como Simon describe, "aullaba lastimosamente". Nunca escuché a un gato hacer tanto ruido. Kiddo fue arrojado a una hamaca y le pusieron una manta que lo tranquilizó. 
  


Lamentablemente, el clima (una tormenta del noreste les hizo perder el rumbo) y varios otros problemas, incluidas dificultades con los motores, significaron que el cruce del Atlántico no pudo completarse, y finalmente la nave tuvo que ser abandonada y la tripulación, gato incluido, ocupó el bote salvavidas. Fueron rescatados por el buque de vapor británico RMS Trent, que se dirigía desde Bermuda a Nueva York y con el que se comunicaban con una lámpara Morse. Cuando el bote había sido izado a bordo de Trent, se descubrió que Kiddo estaba profundamente dormido en la cámara de popa donde lo habían asegurado, pero comenzó a aullar de nuevo cuando vio el entorno desconocido. Sin embargo, se 'tranquilizó con un desayuno que le trajeron'. Simon le recordó a la tripulación que había sido una buena idea llevar un gato, ¡ya que tienen nueve vidas!Al liberarse del peso del bote salvavidas y la tripulación cuando fue soltado al llegar al Trent, el dirigible «salió disparado hacia el cielo», fue llevado por el viento y se alejó, para nunca volver a verse. 




Cuando se realizó el rescate, el capitán Down, dueño del Trento, envió un mensaje a los agentes del propietario del buque en Nueva York:


A las 5 a.m. hoy se avistó el dirigible de Wellman América en apuros. Señalando por código Morse que requeria asistencia y ayuda. Después de tres horas de maniobras y vientos frescos, Wellman con toda su tripulación y su gato. Fueron transportados de forma segura a bordo. Todos están bien. El América fue abandonada en latitud 35:43 norte, longitud 68:18 oeste. 


En un relato del rescate unos días más tarde, Down dijo, '... tuve el placer de dar la bienvenida a bordo al Sr. Wellman y sus cinco tenientes y un gato algo peor de aspecto por su experiencia aérea'. Sin embargo, el New York Times detectó una nota de diversión por parte de los agentes de Trent: "Los detalles del rescate que atrajeron a los funcionarios de la compañía aquí fueron los comentarios del capitán Down hacia el gato, porque la antipatía del capitán hacia los felinos era bien conocida por sus amigos ".

 
Un remolcador salió para llevar el barco a Nueva York, donde una bienvenida tumultuosa esperaba a la intrépida tripulación de América. Kiddo, ahora rebautizado como Trent en honor al barco de rescate, alcanzó el estatus de celebridad al exhibirse durante un tiempo en Gimbel's, uno de los principales grandes almacenes de la época, donde se reclinó sobre suaves cojines en una jaula dorada. Una foto fue reproducida como una postal. Aunque el Atlántico no se había cruzado, el América había batido todos los récords permaneciendo en el aire por casi 72 horas, y durante ese tiempo había recorrido poco más de 1000 millas (1600 km). Se había obtenido una gran cantidad de información útil, que podría ser utilizada para un intento futuro: "¡y salvamos al gato!"Kiddo, también conocido como Trent, se retiró de la aviación para vivir con Edith, la hija de Walter Wellman, pero Vaniman no tuvo tanta suerte, ya que murió cuando la aeronave Akron, en la que intentaba hacer otro intento en el Atlántico, se estrelló en el mar el 2 de julio de 1912. matando a todos a bordo. Más detalles del viaje y de la aeronave en sí, así como una reevaluación de la empresa después de un siglo, se pueden encontrar en el Daily Telegraph: América la aeronave: el primer cruce transatlántico (octubre de 2010)




Kiddo was the first cat to take to the air over the Atlantic Ocean in an airship, although the crossing was not completed. He was a grey tabby, one of former stray twin cats that lived around the airship hangar, but unfortunately his brother was killed there by a wolfhound, a few weeks before the flight. Kiddo — usually referred to by the crew as 'Kitty' — belonged to one of the crew members of Walter Wellman's airship America. Wellman (1858-1934) was an American explorer, aeronaut and journalist. He persuaded three newspapers — the New York Times, the Chicago Record-Herald and Britain's Daily Telegraph — to finance a new venture.
In 1910 he and five companions attempted to cross the Atlantic ocean, leaving from Atlantic City, New Jersey on 15 October that year — delayed from August, as the craft hadn't been ready.
It was just at the last minute that Kiddo was thrown up into the lifeboat under the airship, where radio operator Jack Irwin had his post, and the cat spent much of his time cuddled up in the 'wireless corner'. A motorboat, occupied by journalists, towed the airship away from land until deep water was reached, and then cast it off when the sea became too rough for the small boat. The airship immediately disappeared from view into a dense fog bank. While that was going on Kiddo really did not seem to enjoy his first experience of flying, mewing, howling and rushing around 'like a squirrel in a cage', according to the log, and generally getting on the nerves of the first engineer, Melvin Vaniman. The America was the first aircraft to be equipped with radio, and apparently the historic first, in-flight radio message — to a secretary back on land — read:
Roy, come and get this goddamn cat!
Navigator Murray Simon thought the cat should stay, as they would have no luck without him, but a crew conference decided that he should be returned to shore.
Kiddo was unceremoniously stuffed into a canvas bag, with the idea that he would be lowered into the motorboat beneath the airship. The bag, wriggling furiously, was lowered to just above the sea, but the weather was too rough for the boat to reach it and so it was hauled back up again. Kiddo soon regained his equilibrium and his spirits and behaved 'fairly well'; indeed, the crew found him 'more useful than any barometer. You must never cross the Atlantic in an airship without a cat,' as Murray Simon put it. 'He is sitting on the sail of the lifeboat now as I write, washing his face in the sun: a pleasant picture of feline contentment. This cat has always indicated trouble well ahead. Two or three times when we thought we were "all in" he gave most decided indications that he knew we would be shortly getting it in the neck.' The cat did not like it when the weather became rough and the airship lost height, though; he became agitated and, as Simon describes, was 'howling piteously. I never heard a cat make such a noise.' Kiddo was thrown into a hammock and had a blanket put over him, which calmed him down.
Unfortunately the weather — a storm from the north-east blew them way off course — and various other problems, including difficulties with the engines, meant that the Atlantic crossing could not be completed, and eventually the ship had to be ditched and the crew, cat included, took to the lifeboat. They were rescued by the British steamship RMS Trent, which was en route from Bermuda to New York and with which they had been communicating by Morse lamp. When the boat had been hauled aboard Trent, Kiddo was found to be fast asleep in the aft chamber where he had been secured, but he started howling again when he saw the unfamiliar surroundings. However, he 'settled down to a breakfast they brought him'. Simon reminded the crew that it had been a good idea to bring a cat, as they have nine lives!
On being liberated from the weight of the lifeboat and crew when they had cut it loose to make for the Trent, the airship 'shot skyward', was taken by the wind and drifted away, never to be seen again.
When the rescue had been effected, Captain Down, master of the Trent, sent a message to the shipowner's agents in New York:


At 5 a.m. today sighted Wellman's airship America in distress. Signaled by Morse code that he required assistance and help. After three hours' maneuvring and fresh winds blowing, got Wellman with his entire crew and cat. Were hauled safely on board. All are well. The America was abandoned in latitude 35:43 north, longitude 68:18 west.
DOWN, Master.
In an account of the rescue a few days later, Down said, '... I had the pleasure of welcoming aboard Mr. Wellman and his five lieutenants and a cat which seemed little the worse for its air experience.' However the New York Times detected a note of amusement from the agents for the Trent: 'Details of the rescue that appealed to the company's officials here was the saving by Capt. Down of the pet cat, for the Captain's antipathy to felines is well known to his friends.'
A tugboat came out to take the ship into New York, where a tumultuous welcome awaited the intrepid crew of America. Kiddo, now renamed Trent in honour of the rescue ship, achieved celebrity status by being displayed for a while in Gimbel's, one of the leading department stores of the time, where he reclined on soft cushions in a gilded cage. A photo was reproduced as a postcard. Although the Atlantic had not been crossed, the America had broken all records by remaining aloft for almost 72 hours, and during that time had travelled just over 1000 miles (1600 km). A great deal of useful information had been gained, which could be put towards a future attempt — 'and we saved the cat!'
Kiddo, aka Trent, retired from aviation to live with Walter Wellman's daughter Edith, but Vaniman was not so fortunate, as he died when the airship Akron, on which he was intending to make another Atlantic attempt, crashed at sea on 2 July 1912, killing all on board.
More details of the voyage and of the airship itself, as well as a reappraisal of the enterprise after a century, can be found at the Daily Telegraph: America the airship: the first transatlantic crossing (October 2010)




Publicado en Purr-n-Furr

No hay comentarios:

Publicar un comentario