HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 17 de octubre de 2017

GALGO CORREDOR; EL GALGO EN EL QUIJOTE



Se celebró en 2016 el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra (Alcalá de Henares 1547 – Madrid 1616), Príncipe de los Ingenios y autor de la primera novela moderna en español, obra cumbre de la literatura universal e inmortal retrato de los ideales y miserias que cohabitan en el ser humano: “Don Quijote de La Mancha”. El 2016 fue pues el Año Cervantes y año quijotesco por excelencia, una fecha idónea para homenajear al famoso hidalgo, Alonso Quijano, siempre (im)perfecto y paradójico homo hispánicus y a los personajes-símbolo que – como el galgo – le rodean y conforman el universo irónico de una España no tan lejana.


Con “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”, título con el que se publicó la primera parte de la novela en el año 1605, Cervantes, en tono burlesco, quiso “poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, por los que mi verdadero Don Quijote va tropezando”. Entre líneas, la parodia caballeresca desgranaba una novela modernísima de costumbres, rica en tradiciones, simbología, rituales y lenguas, una novela de aventuras, fantasía y hambre, una novela sobre el orgullo, el honor y la libertad:
La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida…


Esta rara mezcla de orgullo y honor caracterizan a nuestro anti-héroe y a la raza española, un orgullo vanidoso nacido de un individualismo genético y el honor de pertenecer a un reino, un imperio, un pueblo modélico que protagonizó la gran epopeya medieval de los Cantares de Gesta. Orgullo y honor presente también en el mundo del galgo, nuestros protagonistas, perros sufridos y fuertes, entregados a sus quehaceres de campo y al cariño de su amo quien, por extensión, se convierte también en héroe cuando su perro gana. Hay gran orgullo en crear a un campeón, un perro que traiga fama y nombre a la casa, una estirpe a la que se admire y se envidie. Quizá ese sea uno de los ingredientes muchas veces olvidado cuando hablamos del galgo, el ego, el orgullo del creador.


Cervantes no dejaba nada al azar y seleccionó cuidadosamente cada una de las palabras e ideas que formaron su Quijote, cada uno de sus significantes y sus significados. Así que no es casual que a nuestro protagonista (…y a su galgo) se le dedique la primera frase – frase capital, por otro lado – de la novela más famosa escrita en español:
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.

Los ideales del Quijote

El Quijote persigue el eterno ideal de hombría al que Cervantes se refiere cuando dice que “la verdadera nobleza consiste en tu virtud”; y es lo que identifica al “hidalgo” (hijo dalgo, hijo de bien…) ya que el “hidalgo debe ser hijo de sus propias obras y justificar su honor con ellas”. Coincide aquí Cervantes con Sebastián de Covarrubias Orozco en cuyo ‘Tesoro de la Lengua castellana o española’ (1611) explica:
Fidalgo: este término es muy propio de España. Dícese comúnmente hidalgo y fijodalgo. Equivale a noble, castizo y de antigüedad de linaje. Y el ser hijo de algo significa haber heredado de sus padres y mayores lo que se llama ‘algo’ que es la nobleza. Y el que no la hereda de sus padres, sino que la adquiere por sí mesmo, por su virtud y su valor, es hijo de sus obras y principio de su linaje, dejando a sus descendientes algo de que puedan preciarse, aprovechándose de las gracias y exenciones a que éste hubieren hecho y concedido su rey o su república.


Como los Fidalgos, los galgos muestran su valía en la carrera con hechos, o lo que es lo mismo, con puntos o con liebres, mostrando en lugar de nobleza algo que se llama “raza”. La raza es esa disposición de caracter a siempre seguir la presa, a nunca pararse aunque el empeño duela y las manos sangren. Con su velocidad y su elegancia, con sus condiciones físicas, su comportamiento en la caza y en la vida el galgo justifica su honor y su nombre. Estos lebreles con su nobleza son hidalgos, caninos ejemplos de “raza”.
El propio Don Quijote se sabe dueño de este cargo simbólico y como tal podia poseer un galgo. Ahora, Quijote, con todos los atributos necesarios, es el portador de lo caballeresco y de sus valores universals y así lo dice:
“Has de saber, Sancho amigo, que yo nací, por querer del cielo, en esta nuestra edad de hierro, para resucitar en ella la dorada, o de oro. Yo soy aquel para quien están guardados los peligros, las grandes hazañas, los valerosos fechos” (I, XX)


En El Quijote, como buena novela de caballería, hay presencia de más animales, a menudo asociados a bestias de fábula, a criaturas mitológicas, pero también como referencias a la realidad cotidiana de la época. Así, sabemos que nuestro Quijote, como caballero, tenía su caballo, Rocinante, que no sólo era montura sino también compañero de batallas y aventuras pero, además, como hidalgo, en la escala social tenía también ciertos privilegios, entre ellos, poseer un “galgo corredor”, animal que no sólo nos habla del honor y el orgullo, si no también de una cierta estructura social.
No todos los caballeros tenían la clase necesaria para tener galgos, igual que no todos los caballeros tenían aves cetreras. Cervantes nos lo cuenta al hablarnos sobre la vida de Don Diego Miranda, en el capítulo XVI de El ingenioso hidalgo Don quijote de la Mancha:
Soy más que medianamente rico y es mi nombre Don Diego de Miranda; paso la vida con mi mujer, y con mis hijos, y con mis amigos; mis ejercicios son el de la caza y pesca; pero no mantengo ni halcón ni galgos, sino algún perdigón manso, o algún hurón atrevido.


El galgo corredor, el galgo de caza, ya aparece aquí como símbolo de distinción y asociado a la bonanza económica.
Y, hablando de símbolos, el perro y en concreto el galgo también aparecen en la novela de Cervantes con connotaciones negativas. Ocurre, por ejemplo cuando aparece la figura de Cide Hamete Benengeli, personaje ficticio creado por Cervantes al que el de Alcalá atribuye la autoría de parte de El Quijote y se refiere a él diciendo “el galgo de su autor”, entendiéndose como pícaro o poco de fiar. Otro ejemplo aparece en el capítulo 39, en la historia del cautivo en la que se asimila perro con infiel, pero en este caso también desde la perspectiva de un personaje árabe, el padre de Zoraida, y los perros son animales impuros para el islam, así que aquí el animal se ha convertido en un símbolo moral y religioso.


Publicado en Yo Galgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario