HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




miércoles, 1 de marzo de 2017

EL ESTREÑIMIENTO EN LAS MASCOTAS (SPANISH & ENGLISH)


Aunque es más común que los dueños de mascotas se enfrenten a problemas como la diarrea, los perros y gatos también se estriñen ocasionalmente.
Si los residuos sólidos se quedan en el colon de tu perro durante mucho tiempo, toda la humedad que contiene será absorbida, por lo que las heces se secan, se ponen duras y difíciles de pasar. Si este problema no se trata, el intestino grueso de tu mascota puede alargarse tanto hasta el punto en el que deja de hacer su trabajo de forma eficaz. Este es un problema de salud crónico conocido como megacolon y es más común en gatos que en perros.
Tu objetivo siempre debe ser evitar que tu mascota desarrolle problemas intestinales crónicos.



Causas de estreñimiento

En la mayoría de los casos, la causa del estreñimiento en una mascota simplemente es el consumo insuficiente de agua o la falta de fibra dietética, pero algunas veces el problema es más grave.
Cuando este problema de salud es más complicado, por lo general involucra una obstrucción dentro del colon o un problema en la cavidad pélvica – por ejemplo una pelvis fracturada o un tumor creciendo en el abdomen – que afecta la función del intestino.
Si tu perro se traga un objeto extraño o incluso un pedazo grande de hueso, puede alojarse en su intestino y provocar una obstrucción que evite el paso de las heces. Si tu perro está teniendo problemas para defecar y sabes que suele comerse cosas que no debería, mi consejo es contactar a tu veterinario si la situación no se resuelve en un día o dos.
Si estás seguro de que tu perro ingirió algo grande que podría provocar una obstrucción, no pierdas el tiempo porque esto podría convertirse rápidamente en un problema muy grave e incluso fatal.
Los machos, especialmente los perros de edad avanzada, pueden desarrollar próstatas agrandadas que comprimen el intestino, lo que crea heces muy delgadas o incluso una obstrucción. Este problema generalmente se resuelve al castrar a tu mascota. Las hernias en el recto de un perro son otro tipo de obstrucción que puede causar estreñimiento. Las hernias en el recto, le cierran el paso a las heces. Para tratar las hernias por lo general se requiere de cirugía.
El estreñimiento también puede provocar un problema neuromuscular o una enfermedad como el hipotiroidismo o hipercalcemia.



Algunos perros tienen un tono muscular insuficiente o trastornos neuromusculares que quitan la capacidad de su cuerpo para mover eficazmente los desechos a través del colon. Las heces que se quedan mucho tiempo en el intestino pierden su humedad y se ponen duras, dificultando aún más su paso.
Esto puede volverse un círculo vicioso, porque mientras más difícil y doloroso sea, mayor será la posibilidad de que tu perro desarrolle el hábito de evitar el proceso de eliminación.
Otras causas de estreñimiento pueden incluir glándulas anales infectadas o una lesión de cadera o pélvica que hacen que la defecación sea dolorosa, los efectos de una cirugía, ciertos medicamentos, los suplementos de hierro y el estrés.




Cómo Saber Si Tu Mascota Está Estreñida 

Tu mascota está estreñida cuando tienen dificultad para defecar (y las heces que produce están secas y duras) o cuando no defeca en absoluto.
Es realmente importante estar al pendiente de los hábitos de eliminación de tu mascota. La cantidad, el color, la textura, el olor y la presencia de moco o sangre son indicadores del bienestar en general de tu mascota.
Muchas veces, lo que excreta (o no) el cuerpo de tu mascota es el primer signo de una crisis de salud, por lo que debes supervisar regularmente el área en la que defeca tu perro o la caja de arena de tu gato (o tu jardín si tu gato tiene acceso al aire libre).
Los perros estreñidos tienden a dar señales de que tienen la necesidad de defecar, pero no lo hacen. Si después de unos cuantos minutos de estar en posición y esforzándose tu perro no defeca o produce heces muy pequeñas, duras y secas, entonces puedes asumir que está estreñido.



Algunas veces los perros estreñidos están hinchados y padecen dolor, especialmente cuando tratan de defecar y no lo logran. Las heces de un perro estreñido que logran pasar por lo general son más oscuras de lo normal y podrían contener moco, sangre o desechos extraños.
Los gatos deberían defecar todos los días y sus heces deberían ser color marrón y lo suficientemente suaves para que se les pegue la arena de su caja. Si tu gato no está defecando todos los días o sus heces son tan duras y secas que la arena no se les pega, entonces podría estar estreñido.
No todos los gatos estreñidos aúllan mientras defecan o muestran u otro signo de estreñimiento. Algunos gatos sufren durante toda su vida y sus dueños no se dan cuenta porque no están al pendiente de los signos más leves de estreñimiento crónico.
Si no tratas el estreñimiento, tu mascota podría comenzar a vomitar intermitentemente, perder el apetito y bajar de peso. Podría mostrarse letárgico. Esperemos que el problema no llegue hasta este punto sin que te des cuenta de que debes hacer algo al respecto.



Cómo Mantener a Tu Mascota Bien Hidratada

Una de las causas más frecuentes de estreñimiento en las mascotas es la deshidratación.
Si sospechas que tu perro está estreñido u observas heces secas y duras cuando defeca, es importante monitorear su consumo de agua.
Si tu perro es muy activo entonces necesita consumir más agua, y en climas cálidos, su necesidad aumenta. Asegúrate de que tu mascota tenga acceso constante a agua limpia y fresca.
Dependiendo del alimento que le des a tu perro – especialmente si le das un alimento casero, crudo o una fórmula comercial enlatada – debería obtener algo de la humedad que su cuerpo necesita de sus comidas. Si solo le das croquetas crudas (algo que no recomiendo), tu perro necesitará obtener la humedad que necesita del agua.
Los gatos están diseñados para cumplir con sus necesidades de agua de su alimentación. A diferencia de otros animales, a los felinos no les da mucha sed, así que si su alimentación carece de humedad, probablemente no podrá compensarla al tomar agua de su tazón. Esto no solo le provocará estreñimiento, sino también una deshidratación crónica de bajo grado a lo largo de su vida.



Si tu gato consume croquetas, te recomiendo hacer una transición lenta a un alimento enlatado. Lograr que tu gato lleve una alimentación más apropiada para su especie con un mayor contenido de humedad, podría tomar semanas e incluso meses pero vale la pena el esfuerzo.
También puedes añadir agua a la comida de tu gato para ayudar a lubricar su colon. Y deberías considerar comprar una fuente de agua para mascotas para remplazar su tazón de agua. Muchos gatos prefieren tomar agua de una fuente en movimiento.



Más Ayuda Para las Mascotas Que No Pueden Defecar

Ejercicio. Los animales necesitan actividad física para mantenerse en movimiento, lo que incluye el movimiento de las heces a través del colon. La actividad física regular puede ayudar a prevenir o remediar el estreñimiento.
Enzimas digestivas o probióticos. Estos dos suplementos ayudaran con la mala digestión que generalmente es la causa del estreñimiento ocasional y la diarrea.
Fibra dietética adicional. En la naturaleza, el pelaje de la presa proporciona la fibra en la alimentación de un perro o gato. ¡Está de más decir que las mascotas domesticas no consumen mucho pelaje en sus comidas!




Quiropráctica, acupuntura/presión y masajes. Estas terapias han demostrado ayudar con el estreñimiento crónico en mascotas.
Las recomendaciones anteriores son para perros y gatos que experimentan un episodio menor de estreñimiento. Si el problema de tu mascota es continuo o crónico o si no estás seguro de la causa, la mejor opción es llamar a tu veterinario para que te oriente.



 INFOGRAFÍA









Publicado en Mercola


 

Although most pet owners encounter bouts of diarrhea more often than the opposite problem, dogs and cats do occasionally get constipated.
If solid waste stays in your pet’s colon too long, all the moisture in it will be absorbed and stools will become dry, hard, and difficult to pass. Left untreated, your pet’s large intestine can actually stretch to the point where it can no longer do its job effectively. This is a chronic condition known as megacolon, and it’s more common in cats than dogs.
Your goal should always be to prevent your pet from developing chronic, longstanding bowel issues.


Causes of Constipation


In most cases, the cause for a pet’s constipation is simply insufficient water consumption or lack of dietary fiber, but sometimes the problem is more serious.
When the condition is more complicated, it typically involves either an obstruction inside the colon or a problem in the pelvic cavity -- for example a fractured pelvis or a tumor growing in the abdomen -- that impinges on the function of the bowel.
If your dog swallows a foreign object or even a big chunk of bone, it can lodge in his bowel and cause an obstruction that prevents passage of stool. If your dog is having trouble pooping and he’s been known to eat things he shouldn’t, my advice is to contact your vet if the situation doesn’t resolve in a day or two.
If you know for a fact your pet has ingested something large that could create an obstruction, don’t delay as this can develop quickly into a very serious, even fatal, problem.
Intact males, especially older dogs, can develop enlarged prostates that compress the bowel, creating very thin stools or even an obstruction. This problem can usually be resolved by having your pet neutered.
Hernias in your dog’s rectum are another obstruction that can cause constipation. The hernia bulges into the rectum, closing off passage of stool. Hernias usually require surgery to repair.
Constipation can also be the result of a neuromuscular problem or a disease like hypothyroidism or hypercalcemia.
Some dogs have insufficient muscle tone or neuromuscular disorders that impede their body’s ability to efficiently move waste through the colon. Stool that stays too long in the bowel loses moisture and hardens, making it even more difficult to pass. This can become a vicious cycle, because the more difficult or painful it is to go, the more likely the dog is to develop a habit of avoiding elimination.
Other causes of constipation can include infected anal glands, or a hip or pelvic injury that makes defecation painful, the effects of surgery, certain medications, iron supplements, and stress.


How to Tell If Your Pet Is Constipated

Your pet is constipated when he either has difficulty pooping (and feces produced are dry and hard) or isn’t pooping at all. It’s really important to keep an eye on your pet’s elimination habits. The quantity, color, texture, smell, and the presence of mucus or blood are all indicators of your pet’s general well being. Often, what leaves (or doesn’t leave) your pet’s body is the first sign of a health crisis, so you should regularly monitor your dog’s potty area or your cat’s litter box (or your yard if your kitty goes outside).
Constipated dogs tend to look like they’re trying to go or need to go, but don’t. If after a few minutes of hunching and straining your dog doesn’t go or produces poop that is small, hard and dry, you can safely assume she’s constipated.
Sometimes constipated dogs appear bloated and painful, especially when trying unsuccessfully to defecate. The stool a constipated dog does manage to pass is often darker than normal and may contain mucus, blood or strange debris.
Cats should poop daily, and stools should be brown, formed, and soft enough that litter sticks to them. If your kitty isn’t going daily or her stools are so hard and dry that litter doesn’t stick to them, she could be constipated.
Not every constipated cat yowls while in the litter box or shows other overt signs of constipation. Some kitties suffer their entire lives and their owners don’t realize it because they aren’t aware of the more subtle signs of chronic constipation.
If the constipation is left untreated, your pet may begin to vomit intermittently, lose her appetite, and start dropping weight. She may seem lethargic. Hopefully, the problem won’t progress to this point before you realize you need to take action.


How to Keep Your Pet Well Hydrated

One of the most frequent causes of constipation in pets is dehydration.
If you suspect your dog is constipated or you’ve noticed dry, hard stools when he’s able to go, it’s important to monitor his water intake.
If your dog is very active he needs more water, and in hot weather, every dog’s requirements increase. Make sure your pet has constant access to clean, fresh water.
Depending on what you feed your dog – especially if you feed raw or cooked food prepared at home, or a canned commercial formula -- he should be getting some of the moisture his body needs from his meals. If you feed dry kibble exclusively (which I don’t recommend), your dog will need to get most of her water from her water bowl.
Cats are designed to get most of their daily water requirement from their diet. Felines don’t have a strong thirst drive like most animals, so if your kitty’s diet is moisture deficient, it’s very likely he cannot or will not make up the difference drinking from a water bowl. This can result not only in constipation, but chronic, low-grade dehydration throughout your cat’s life.
If you’re feeding your cat kibble, I recommend a slow transition to canned food. It may take weeks or even months to get your cat eating a more species-appropriate diet with plenty of moisture content, but it’s well worth the effort. You can also add water to your cat’s food to help lubricate the colon. And you might consider purchasing a pet water fountain to replace kitty’s bowl of still water. Many cats will drink more from a moving water source.

More Help for Pets Who Can’t Poop

Exercise. Animals need physical activity to keep moving, including moving stool through the colon. Regular physical activity can help prevent or remedy constipation.
Digestive enzymes and probiotics. Both these supplements will help with maldigestion, which is often the cause of both occasional constipation and diarrhea.
Additional dietary fiber. In the wild, the fur on prey provides fiber in a dog’s or cat’s diet. Needless to say, domesticated pets don’t get a lot of fur in their meals!
Chiropractic, acupuncture/pressure, and massage. These therapies have been proven to help with chronic constipation in pets.

The above recommendations are for dogs or cats experiencing a minor, transient bout of constipation. If your pet’s condition is ongoing or chronic, or if you aren’t sure of the cause, your best option is to call your vet for guidance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario