HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




jueves, 16 de febrero de 2017

¿QUIÉN PASEA A QUIÉN?



La hora del paseo con el perro debería de ser un momento lúdico y de relajo, tanto para el dueño como para el animal. Pero no siempre es así y se puede convertir en el rato de estrés y tensión del día, si ocurren situaciones como que el perro pasea a su cuidador a base de tirones de correa, ladra a todo congénere con el que se cruza o no obedece ninguna indicación.
El perro necesita, como mínimo, tres paseos diarios de unos 20 minutos cada uno. Aunque, cada uno tiene sus propias necesidades. Los hay que necesitan más tiempo, porque son más activos y otros que precisan menos. Se invierte un tiempo considerable en pasear al perro, por lo que conviene tener un planteamiento adecuado para hacerlo de forma que resulte satisfactoria para ambos paseantes. He aquí algunas pautas:


-Salir sin prisa. El can necesita la calle no sólo para hacer sus necesidades y realizar ejercicio. Es el momento del día para socializar con otros congéneres, cumplir con su ritual de marcaje de territorio y disfrutar de un paseo con su familia humana. Por ello, no conviene sacarle cuando hay prisa y el tiempo es un impedimento para disfrutar el momento, tanto por parte del perro, como de quien sujeta el otro extremo de la correa.

-Evitar los tirones de la correa. Una de las consecuencias de ir con poco tiempo a pasear al perro es apremiar al animal para que acabe de hacer sus necesidades cuanto antes y tirar de su correa. Entonces,él demanda su espacio y tiempo y a su vez también tira del otro extremo. De esta manera, el paseo se traduce en una batalla campal de tirones y parece que es el perro quien pasea a su acompañante.


-Dejar que el perro olisquee y marque el territorio. El can es un ser olfativo. Con su nariz explora el mundo y capta señales olorosas que le transmiten información, como qué perros han transitado por el parque o por dónde ha pasado una perra en celo. A su vez, nuestrp compañero transmite su olor por donde pasa a través del marcaje de territorio con orina. No siempre que levanta la pata es para orinar. En muchas ocasiones, lo hace para depositar sólo unas gotitas de pis que contienen información sobre sí mismo, traducido al lenguaje humano: soy una hembra, no estoy en celo y tengo menos de un año. Por ello, hay que dejar que el perro levante la pata y olisquee cuanto quiera durante el paseo. Forma parte del ritual canino.





-Educarle para que acate ciertas pautas a la hora del paseo. Un can que sale a la calle con su dueño debe ser capaz de mantener un comportamiento adecuado que permita un paseo gratificante. Y conseguirlo depende de que sus dueños le ofrezcan una educación adecuada. Desde un principio, no conviene consentir que el perro ladre de manera compulsiva a otros canes por la calle, que tire de la correa y provoque que la persona que le acompaña tenga que correr tras él. Lo ideal para conseguirlo es la educación en positivo desde que es un cachorro. Es decir premiarle cuando lo hace bien: camina a un ritmo adecuado o no se enzarza en peleas con otros perros. Por otro lado, hay que evitar estirar de la correa y si se quiere frenar determinados comportamientos, con parar en seco y decir un no contundente, el perro comprende que su acompañante no acepta su conducta. Conviene recordar que en ocasiones son los propios dueños quienes transmiten este nerviosismo y tensión al perro a la hora de salir a la calle, por razones como la prisa por acabar el paseo. El can refleja a su vez ese estrés y se comporta de manera inadecuada. Así, se crea un círculo vicioso que impide disfrutar del esparcimiento. En caso de que estas conductas indeseadas persistan conviene consultar con un educador canino profesional.


-Usar una correa adecuada.Encontrar un accesorio para pasear que al can le resulte cómodo ayudará a que camine a gusto. Hay perros que se sienten mejor con un arnés, que les recoge el cuerpo y otros que prefieren el collar. "El arnés es preferible para perros escapistas, que tiran mucho de la correa y corren riesgo de soltarse. Para muy pequeños también es más recomendable porque se les puede manejar con más facilidad", recomienda Juan Antonio Aguado, veterinario y profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Cualquiera de los dos deben estar colocados ni muy holgados ni muy apretados.


Los perros jóvenes tienen que acostumbrarse a salir a la calle cuanto antes para aprender la rutina de los horarios de las salidas, socializar con otros canes, hacer ejercicio y disfrutar del momento lúdico en compañía de su clan humano. No obstante, la paciencia y la constancia por parte de los dueños del cachorro son fundamentales para conseguir que haga sus necesidades en las horas de paseo, se acostumbre a la correa e interactúe de manera adecuada con otros perros.


Formar un buen tándem entre persona y perro a la hora del paseo es una cuestión de aprendizaje por ambas partes. El objetivo es lograr que a ambos extremos de la correa fluya la compenetración y la armonía. La cuestión es que no se saca a pasear al perro, sino que se pasea con el perro.



Publicado en El País

1 comentario:

  1. Con este tema, yo no se que hacer.......A mi, me pasean. No soy novata con los,perros, Pérez en este aspecto, nunca tengo el control. Seguirè intentándolo.
    Un beso.
    Mariona

    ResponderEliminar