HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




viernes, 25 de noviembre de 2016

TEN UN PERRO, CONOCERÁS GENTE; POR JANE E. BRODY (SPANISH & ENGLISH)



Mientras me acercaba a los cuatro años como viuda, la soledad de la casa para una sola persona comenzó a arrastrarme hacia abajo. La adquisición de un compañero de cuatro patas, en lugar de uno de dos, me atrajo.
Y así, en febrero, adopté un cachorro de 5 meses de edad, un Havanese hipoalergénico lo suficientemente pequeño como para para que pudiera cogerlo y transportarlo, incluso en mi novena década, cuando viajo a visitar a amigos y familiares.
Aunque la mayoría de los dueños de perros que conozco animaron mi decisión, varios amigos sin perros pensaron que había perdido la cabeza. ¿Cómo, con todo mi trabajo, viajes y eventos culturales, iba a gestionar el cuidado de un perro?


Nadie me preguntó esto cuando decidí tener hijos. De hecho, algunas personas consideran de antemano que los niños van a encajar en sus vidas. Si deseas un niño lo bastante, haras que funcione.
Ahora estoy haciendo que esto funcione con Max II, que se porta muy bien, y me tiene enamorada. Es inteligente - lo suficientemente inteligente como para saber cuando no tengo más remedio que trabajar y no puedo pasar tiempo lanzando una pelota para él. Mientras escribo esto, está dormido en el suelo a mi lado, aunque durante una entrevista telefónica hace dos semanas, se las arregló para triturar cada pedazo de papel que podía agarrar en mi estudio.
Sí, es un montón de trabajo, al menos a esta edad. Pero al igual que un niño pequeño, Max me hace reír muchas veces al día. Eso no es inusual, al parecer: En un estudio de 95 personas que realozó "Laughter Logs," todos los que poseían perros rieron con más frecuencia que los dueños de gatos y personas que no poseían ninguno.


Cuando hablo a Max, me mira con amor y parece entender lo que estoy diciendo. Cuando abro el cajón de cada mañana, me saluda con entusiasmo sin limites. Igualmente cuando regresa de una caminata o nadar, un día en la oficina, o una noche en el teatro.
Pero tal vez el beneficio más interesante (y no premeditado) ha sido las decenas de personas que he conocido en la calle, con y sin los perros, que se detienen a admirarlo y hablar conmigo. Max ha aumentado definitivamente mis contactos interpersonales y mejorado mi vida social. La gente a menudo me dan las gracias por dejarlos acariciar a mi perro. Max, a su vez, les colma de afecto.
Impulsada por mi hijo, un amante del perro compañero, para explorar los beneficios para la salud de tener una mascota, investigué en la literatura, lo que en un principio las mascotas pueden hacer para los adultos mayores y, a continuación, las mejoras a las personas en todos los grupos de edad.


Los hogares estadounidenses prefieren perros a cualquier otro tipo de compañero no humano. Los estudios de los beneficios en la salud han sugerido fuertemente que los animales domésticos, especialmente perros, pueden fomentar la salud cardiovascular, resistencia al estrés, la conectividad social y una mayor longevidad.
La investigadora Erika Friedmann, cuyo estudio pionero en 1980 mostró que, en las mismas condiciones, las personas con mascotas eran más propensas a sobrevivir mas de un año después del alta de la unidad coronaria, y que los estudios también han relacionado las propiedades del animal doméstico para disminuir la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos - a pesar de que los propietarios bebían más alcohol, comían más carne y pesaban más que los que no tenian mascotas. Otros estudios han encontrado que las personas mayores que caminan los perros son más propensos que los que caminan con compañeros humanos a participar en el ejercicio regular y estar en buena forma física .


Los estudios controlados por el Dr. Friedmann, profesor de la Universidad de Maryland School of Nursing, también han demostrado un menor nivel de activación fisiológica de las situaciones inductoras de estrés cuando un animal amistoso estaba presente.
Yo aún no puedo decir que Max II ha reducido mi ansiedad. Estoy siempre alerta a su necesidad de ir fuera y sus intentos de morder o romper cualquier cosa que puede alcanzar. Pero no hay duda de que estoy encantada con sus travesuras, personalidad entrañable, amor incondicional (incluso cuando le regaño), y las muchas relaciones que ha fomentado con ambos conocidos y extraños.
Un estudio publicado en 2007 en la Society & Animals concluyó, que los animales domésticos "mejoran algunos factores determinantes de la salud mental como la soledad." En una encuesta de 339 residentes de Australia Occidental, los investigadores encontraron que la tenencia de mascotas se asocia "con las interacciones sociales, favorecen los intercambios, la participación ciudadana, la percepción de pertenencia de barrio y el sentido de comunidad ".


Los dueños de perros de edad avanzada informan "una significativamente menor insatisfacción con sus estados sociales, físicos y emocionales ", según un estudio realizado en 1993 por investigadores de  de la Universidad de Veterinaria de California, Davis.
Los niños también pueden beneficiarse de tener una mascota, a nivel médico y social. Las tasas de asma y eccema son más bajas entre los niños con perros en casa desde la infancia en adelante. Entre los chicos, en particular, que pueden tener algunas de las actividades que fomentan la conducta de crianza, el cuidado de una mascota mejora el desarrollo emocional y la seguridad, de acuerdo con Gail F. Melson, profesor de estudios de desarrollo en la Universidad de Purdue.


Encontró que los de 5 años de edad que usan las mascotas como apoyo, han valorado los padres que se encuentran menos ansiosos y aislados de los niños equivalentes que no tienen mascotas.
Pero antes de adquirir cualquier animal doméstico, y especialmente un perro, Alan M. Beck, que dirige el Centro para el vínculo Hombre-Animal de Purdue, insta a la gente a considerar cuidadosamente las consecuencias. "Busca un animal de la raza adecuada, el tamaño y el temperamento apropiado para tu casa". "¿Tienes los ingresos, la capacidad de ejercicio y el tiempo para cubrir las necesidades del animal?" En una entrevista, el Dr. Beck sugirió hablar con los propietarios sobre el tipo de mascota que están considerando. Si es posible, visitar un hogar con uno. Mejor aún, tratar de cuidar una mascota por unos días o cuidar un animal durante unas semanas para apreciar más plenamente lo que conlleva la propiedad de mascotas y determinar si está preparado para la tarea.


"Si usted va a tener un perro, debe estar preparado para dedicar tiempo a la formación básica y la socialización del animal," dijo el Dr. Beck. "Un perro correctamente socializado tiene mejor comportamiento y es menos propenso a ser agresivo y morder a alguien."
En una entrevista, el Dr. Friedmann hizo hincapié en que "las mascotas no son una panacea" para ser tratadas como una droga tomada cuando uno se encuentre mal.
"Vivir con un animal de compañía implica responsabilidades, el establecimiento de rutinas estructuradas para la alimentación, el ejercicio y sus cuidados". "Los beneficios que se derivan de los animales están vinculados a estas responsabilidades."






Escrito por Jane E. Brody en New York Times
 




As I approached four years as a widow, the loneliness of a one-person household began to drag me down. Acquiring a four-legged companion, rather than a two-legged one, appealed to me.
And so, in February, I adopted a 5-month-old puppy, a hypoallergenic Havanese small enough for me to pick up and carry, even into my ninth decade, when I travel to visit family and friends.
While most dog owners I know encouraged my decision, several dogless friends thought I had lost my mind. How, with all my work, travels and cultural events, was I going to manage the care of a dog?
No one asked this when I decided to have children. In fact, few people consider in advance how children will fit into their lives. If you want a child badly enough, you make it work.
I am now making it work with Max II, little mischief that he is, and I am besotted. He’s smart — smart enough to know when I really must work and cannot spend time throwing a ball for him. As I write this, he’s asleep on the floor at my side, although during a phone interview two weeks ago, he managed to shred every piece of paper he could grab in my study.
Yes, he’s a lot of work, at least at this age. But like a small child, Max makes me laugh many times a day. That’s not unusual, apparently: In a study of 95 people who kept “laughter logs,” those who owned dogs laughed more often than cat owners and people who owned neither.
When I speak to Max, he looks at me lovingly and seems to understand what I’m saying. When I open his crate each morning, he greets me with unbounded enthusiasm.Likewise when I return from a walk or swim, a day at the office, or an evening at the theater.
But perhaps the most interesting (and unpremeditated) benefit has been the scores of people I’ve met on the street, both with and without dogs, who stop to admire him and talk to me. Max has definitely increased my interpersonal contacts and enhanced my social life. People often thank me for letting them pet my dog. Max, in turn, showers them with affection.
Prompted by my son, a fellow dog lover, to explore the health benefits of pet ownership, I dug into the literature, focusing first on what pets can do for older adults, then branching out to people in all age brackets.
More American households have dogs than any other type of nonhuman companion. Studies of the health ramifications have strongly suggested that pets, particularly dogs, can foster cardiovascular health, resistance to stress, social connectivity and enhanced longevity.
The researcher Erika Friedmann, whose groundbreaking study in 1980 showed that, other factors being equal, people with pets were more likely to be alive a year after discharge from a coronary care unit, said studies also have linked pet ownership to lower blood pressure, cholesterol and triglycerides — even though owners drank more alcohol, ate more meat and weighed more than those without pets. Other studies have found that older people who walk dogs are more likely than those who walk with human companions to engage in regular exercise and be physically fit.
Controlled studies by Dr. Friedmann, a professor at the University of Maryland School of Nursing, have also demonstrated a lower level of physiological arousal from stress-inducing situations when a friendly animal was present.
I can’t yet say that Max II has reduced my anxiety. I remain ever alert to his need to head outside and his attempts to chew or tear up anything he can reach. But there is no question that I am thrilled by his antics, endearing personality, unconditional love (even when I yell no), and the many connections he’s fostered with both acquaintances and strangers.
As a study published in 2007 in Society & Animals concluded, pets “ameliorate some determinants of mental health such as loneliness.” In a survey of 339 residents of Western Australia, the researchers found pet ownership to be associated “with social interactions, favor exchanges, civic engagement, perceptions of neighborhood friendliness and sense of community.”
Elderly dog owners report “significantly less dissatisfaction with their social, physical and emotional states,” according to a 1993 study by veterinary researchers at the University of California, Davis.
Children, too, can benefit from pet ownership, medically and socially. Rates of asthma and eczema are lower among children with dogs at home from infancy onward. Among boys in particular, who may have few activities that foster nurturing behavior, caring for a pet enhances emotional development and security, according to Gail F. Melson, professor of developmental studies at Purdue University.
She found that 5-year-olds who turn to pets for support are rated by parents as less anxious and withdrawn than comparable children who have pets they don’t rely on.
But before acquiring any pet, and especially a dog, Alan M. Beck, who heads the Center for the Human-Animal Bond at Purdue, urges people to carefully consider the implications. “Look for an animal of an appropriate breed, size and temperament for your household,” he said. “Do you have the income, exercise ability and time the pet needs?” In an interview, Dr. Beck suggested speaking to owners with the kind of pet you are considering. If possible, visit a household with one. Better still, he said, try pet-sitting for a few days or fostering an animal for a few weeks to appreciate more fully what pet ownership entails and to determine if you are up to the task.
“If you’re going to get a dog, you should be prepared to spend time on basic training and socializing the animal,” Dr. Beck said. “A properly socialized dog is better behaved and less likely to be aggressive and bite someone.”
In an interview, Dr. Friedmann emphasized that “pets are not a panacea” to be treated like a drug taken when you feel unwell.
“Living with a companion animal involves responsibilities, the establishment of structured routines for feeding, exercising and nurturing,” she said. “The benefits you derive from the animal are linked to these responsibilities.”







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada