HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




lunes, 21 de noviembre de 2016

LUMP Y PICASSO

 
Algunos de los viejos maestros se daban la molestia de incluir las caras de colegas artistas y de mecenas en las multitudes retratadas en grandes pinturas al óleo.

Pablo Picasso rendía honores similares a un amigo menos habitual: un perro salchicha, seguro de sí mismo y pequeño, llamado Lump.
Sí, es Lump es que está en un plano del lienzo en las múltiples reinterpretaciones picassianas de la obra maestra de Velázquez, ‘Las meninas’. Ha desaparecido el somnoliento perro de caza real del original. Su lugar ha sido ocupado por, hum, un perro salchicha con cuatro patas cortas y dos puntiagudas orejas. 
 


Entre el 17 de agosto y el 30 de diciembre de 1957, Picasso pintó 44 bosquejos en su serie de las ‘Meninas’, y Lump aparece en 15 de ellos. Ahora, gracias a la devoción de su antiguo propietario, el veterano fotógrafo estadounidense David Douglas Duncan, el lugar, largo tiempo ignorado de Lump en la historia del arte moderno -incluso si es apenas una nota a pata de página- ha sido finalmente anunciado. Más de tres décadas después de la muerte del artista nacido en España y del perro salchicha nacido en Alemania, Duncan ha publicado ‘Picasso and Lump: A Dachshund’s Odyssey’ (Bulfinch Press, $24.95), un libro de cien páginas de fotografías tomadas en 1957 que muestran a Lump como el consentido de la Villa La Californie, la mansión de Picasso en una colina de Cannes.La secuencia empieza el 19 de abril de 1957, el día en que Lump conoció a Picasso. 
 




Duncan, que había fotografiado a Picasso un año antes, llevó a Lump a dar un paseo, en gran parte porque el perro no se llevaba bien con la otra mascota de Duncan, un perro de caza afgano llamado Kublai Khan.“Lump decidió de inmediato que esa sería su nueva casa”, recordó Duncan en una entrevista durante una visita a París, observando mordazmente que ‘lump’ significa ‘granuja’ en alemán. “Me dijo más o menos: ‘Duncan, esto es. Me quedo’. Y se quedó por los siguientes seis años”. Picasso estaba aparentemente igual de encantado. Ese mismo día hizo su primer retrato de Lump, un retrato firmado y datado del perro, que pintó en un plato mientras almorzaba con Jacqueline Roque, su nueva amiga, con la que se casaría cuatro años después.Duncan siguió volviendo. Ya famoso por su trabajo como fotógrafo de guerra en Corea, disfrutaba de un acceso privilegiado a La Californie, tomando miles de fotografías de Picasso y de la señorita Roque, así como de Claude y Paloma, los hijos de Picasso con su antigua amante Françoise Gilot. Y Lump aparecía frecuentemente en esas fotografías.Ahora de 90 años y todavía viviendo en el sur de Francia, Duncan ha publicado hasta el momento 25 libros de fotografías, incluyendo ocho de Picasso trabajando y jugando.
 



También ha defendido a Picasso durante largo tiempo de las críticas sobre su vida personal y continúa su defensa en su nuevo libro: mostrando al artista en la intimidad de su casa, Duncan busca retratarlo como un cariñoso hombre de familia con una ligazón sentimental con un divertido perrito.Ciertamente, aunque en La Californie ya vivían un bóxer grande llamado Yan y una cabra llamada Esmeralda, Lump se convirtió en el preferido de la casa. En las fotografías de Duncan, se ve al perro salchicha rondando la mesa del comedor a la hora de las comidas, y en una toma está incluso en el regazo de Picasso comiendo del plato del artista. En otro, Picasso acuna a Lump en sus brazos, como lo haría con un bebé.A Picasso le gustaba trabajar solo, aunque permitía que Duncan estuviera presente. Pero Lump también estaba a menudo a mano, exigiendo ocasionalmente su atención llevándole una piedra e insistiendo en que Picasso le diera una patada para perseguirla. Una serie de imágenes muestra a Picasso buscando un respiro y dibujándole un conejo de cartón, que Lump cogió de inmediato y se llevó al jardín para chuparlo. (¿Cuánto costaría hoy ese Picasso?)A veces, el perro era simplemente un testigo silencioso de escenas familiares registradas por Duncan, como cuando Picasso divertía a sus hijos haciendo -y poniéndose- una grotesca máscara y cuando entretenía a Yves Montand y Simone Signoret en un almuerzo. En otras ocasiones, Lump era el centro de la atención, cuando Claude y Paloma jugaban con él en el taller de Picasso.Fue claramente un año idílico, para el perro y para los niños. Pero más tarde, cuando Picasso reñía con Gilot sobre el derecho de sus hijos a su nombre, empezó a distanciarse de ellos. Y en diciembre de 1963, poco antes de que Gilot lo enfureciera al publicar sus memorias en ‘Vida con Picasso’, él -o quizás Roque- prohibió que Claude y Paloma continuaran visitándole.
 



Ese fue también el año en que cambió la vida de Lump. Durante una visita a Picasso, Duncan se enteró de que Lump estaba enfermo, que sufría de un problema espinal común entre los perros salchicha y estaba siendo tratado por un veterinario de Cannes. Duncan visitó a Lump y, cuando le dijeron que el perro no tenía remedio, se lo llevó a casa.Duncan no se rindió. Llevó a Lump a Stuttgart, Alemania, donde lo había adquirido siete años antes. Y encontró a un veterinario dispuesto a cuidar a Lump. Un año después, Duncan volvió a por su perro. Después de eso, cuando Duncan visitaba a Picasso, nunca llevaba a Lump.Así que, al final, le preguntaron a Duncan si acaso Picasso había descuidado a Lump. “No”, dijo Duncan. “Se habría enfermado de todos modos. Lump llevaba allá una vida completamente consentida. Picasso dijo una vez: ‘Lump no es un perro, no es un hombre chico, es otra cosa’. Picasso tuvo muchos perros, pero Lump era el único al que tomaba en brazos”.


En abril de 1973, Duncan perdió casi simultáneamente a dos de sus amigos más queridos: Lump murió una semana antes que Picasso.
 
 
 
Publicado en El Perruno Digital 
 
 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. ¡Bravo por Picasso y por adorar de ese modo a su Lump!, pero como parece ser que soy una inculta en cuestiónes de arte, no comprendo muy bien esto del cubismo y no identifico al amigo teckel, pido perdón a los virtuosos del arte, pero yo me quedo con las pinturas que nos has mostrado anteriormente donde si veo lo que el artista ha querido reflejar. Tu churri es así, que vamos a hacerle.........
    Un super beso.
    Mariona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, en el de las Meninas parece un cocodrilo más que un perro. Cosas de genios...
      Un beso

      Eliminar