HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




viernes, 18 de noviembre de 2016

EL ORIGEN BASTARDO DE LOS PERROS

 

Los canes han sufrido tantos cruces a lo largo de sus 15.000 años de historia que ninguna raza actual puede considerarse realmente antigua

 

El perro fue uno de los primeros animales domesticados por el hombre. Ocurrió hace unos 15.000 años, aunque dónde, cómo y por qué comenzó esta particular colaboración entre especies se considera todavía un misterio. Los científicos creen que los primeros canes, descendientes directos de lobas grises, fueron utilizados por nuestros antepasados con fines prácticos como la ayuda en la caza y que solo comenzaron a ser considerados mascotas hace unos 2.000 años. A pesar de que algunas razas modernas se asemejen mucho a aquellas descritas en las pirámides egipcias o en textos antiguos, los perros actuales tienen poco que ver genéticamente con sus ancestros, incluso con los que vivieron hace unos pocos cientos de años. El motivo, según una nueva investigación dirigida por científicos de la Universidad de Durham, es la práctica habitual de mestizaje, hasta el punto de que ninguna raza actual puede denominarse antigua. 

 
El equipo internacional de científicos, entre los que se encuentran también especialistas de la Universidad de Uppsala en Suecia y del Instituto Broad en EE.UU., analizó los datos genéticos de 1.375 perros de 35 razas distintas. También estudió varias muestras genéticas de lobos, de los cuales descienden nuestras mascotas. Según publican en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (PNAS), los científicos encontraron que el cruce de razas durante miles de años ha hecho que sea extremadamente difícil rastrear las antiguas raíces genéticas de los ejemplares de hoy en día. Genéticamente, las razas modernas tienen poco en común con sus antepasados.

 Akit Inu
 
De esta forma, razas como la Akita, la Afgana y la rarísima china Shar-Pei, que han sido clasificadas como «antiguas», no están más cerca de los primeros perros domésticos que las otras. «Todos los perros han sido sometidos a cantidades significativas de cruces hasta el punto de que todavía no hemos sido capaces de rastrear todo el camino de vuelta a sus primeros antepasados», dice Greger Larson, biólogo evolutivo de Durham. «Nos encantan nuestros perros y nos han acompañado en todos los continentes. Irónicamente, esto junto con su profunda historia han ocultado sus orígenes y han hecho difícil saber cómo los perros se convirtieron en el mejor amigo del hombre».

 Galgo Afgano

Lejos de los Kennel Clubs

 

Otros efectos sobre la diversidad genética de los perros domésticos han sido los patrones del movimiento humano y el impacto en el tamaño de la población de los canes causado por los eventos más importantes, como las dos guerras mundiales.
Varias razas, entre ellos los Basenji, Saluki y dingos, poseen una firma genética distinta, que estudios anteriores han calificado como la evidencia de su herencia ancestral. Sin embargo, el nuevo trabajo dice que las firmas genéticas distintas de estos animales no están presentes debido a una herencia directa de los perros antiguos, sino porque han permanecido aislados geográficamente y no formaban parte de las asociaciones de criadores (los Kennel Clubs) que se iniciaron en el siglo XIX y que crearon la mayoría de las razas que hoy tenemos como mascotas. 

Basenji
 Saluki

«Tanto el aspecto como el comportamiento de las razas modernas les parecería muy extraño a nuestros antepasados hace tan solo unos pocos cientos de años», asegura Larson. 








Escrito por J. de Jorge en ABC
 







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada