HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 24 de noviembre de 2017

TERRIERS; DE LA CAZA A LA CASA


La utilización de pequeños perros para combatir la proliferación de animales depredadores, es un fenómeno que se dió en las islas Británicas y es a los ingleses, a quienes hay que dar el mérito de haber perpetuado la selección de genes en estos perros, que de otro modo se habrían perdido. El hallazgo de restos óseos de pequeños perros estructurados según el modelo del Terrier, demuestran que desde la era de los Celtas vivían perros de este tipo junto con el hombre. También en el antiguo Egipto se ha constatado la presencia de pequeños perros, sin embargo, sería aventurado relacionar el Terrier moderno con estos antepasados suyos. No hay nada que indique que esos perros Egipcios fueron utilizados para la caza y es probable que solamente fueran perros de compañÌa, matarratas de casa y excelentes avisadores, como suelen ser los perros de talla pequeña. 


Podríamos considerar a los Terriers como resultado de una reducción de tamaño operada en sabuesos instalados en las islas Británicas en la época pre-cristiana. Los pequeños perros eran considerados más aptos que los gatos para la captura de roedores y se convirtió en costumbre tener esos pequeños perros en todos los establos, graneros y caballerizas para vigilar y eliminar las ratas.
El terrier fue creado con un objetivo muy particular; el de acabar con el peligro que representaban los depredadores salvajes como zorros y tejones. Para tal fin se hizo una selección genética y como producto de la unión de aquellos pequeños sabuesos, con los pequeños perros de granja se originaron los primeros Terriers. 



Los sabuesos aportaron el olfato, mientras que los perros de granja aportaron valentía y agresividad. Ambos dieron la talla reducida adecuada para permitir la entrada de los perros a las madrigueras. Estos primeros perros cazaban animales, incluso más grandes que ellos por lo que su difusión y popularidad resultó fácil. Durante la conquista de Bretaña por los Romanos, éstos relatan haber encontrado perros locales llamados Agasin, para caza bajo tierra. Los pueblos Teutones utilizaron mucho los pequeños perros cazadores para eliminar pequeños animales nocivos. Tanto en el continente Europeo como en las islas Británicas estos perros eran utilizados en las viviendas, granjas y caballerizas para capturar ratas y ratones y su sola presencia en los gallineros era suficiente para mantener alejados a zorros y tejones. Los cazadores los utilizaban para sacar de sus cubiles a zorros conejos y tejones.


En la edad media se les denominó TERRARS que significa perros de bajo tierra, aunque algunos autores medievales identifican a los terrars como taners, terourers y teryers. Al describir a los terrars se señalaba la existencia de diversos tipos, habiendo variedades de diferente color, diferente manto, diferentes tallas, así como distintas proporciones entre longitud del cuerpo y largo de las piernas. De estos antepasados nacen las actuales razas, en todos tamaños y variedades. Cada condado contaba con su Terrier originario, más que por localismo, por la carencia de transportes y medios de comunicación capaces de facilitar su difusión. 


Hay que tener en cuenta que en esos tiempos los Terriers no eran considerados perros nobles y no tenían los atributos suficientemente atrayentes que impulsaran a un posible comprador a hacer la adquisición. En el Reino Unido ha perdurado siempre el espíritu deportivo y hace algunos siglos, surgieron pasatiempos que tenían al perro como protagonista, combates con toros, con osos, con tejones y peleas entre perros. En poco Tiempo los terriers ganaron notoriedad compitiendo en un nuevo pasatiempo llamado ratting, que simplemente era una competencia de caza de ratas. Entre los aficionados a este pasatiempo, rápidamente llegaron a ser los perros preferidos por su fogosidad, su mortífero mordisco y su innato odio hacia los demás animales, así como su gran resistencia al dolor físico.


El ratting se difundió en el siglo XIX, aunque ya era practicado con anterioridad. Este pasatiempo estaba permitido por las autoridades Inglesas, que veían utilidad en la cría de perros que tuvieran la facilidad de cazar ratas y ratones. En los primeros años del siglo XIX eran empleados para el ratting los Bull Terrier de pequeña talla pero más tarde, el ratting tubo como protagonistas únicamente Terriers puros.

El ratting tenía reglas especificas pero no universales. Cada condado tenía sus variaciones en el reglamento, el más popular consistía, en poner dentro de un espacio circular hecho de madera, cierto número de ratas, normalmente entre cincuenta y cien y un perro, siendo el ganador, el perro que matara el mayor número de ratas en el menor lapso de tiempo. Hubo dos Terriers muy famosos por sus records, el primero, Billy un Terrier color tostado que logró matar en 1823 cien ratas en seis minutos y tres segundos; Jack de color negro y tostado que mató mil ratas en cuarenta minutos. En 1912 la Real Sociedad para la prevención de la crueldad hacia los animales, logró que se prohibieran las competencias. El ratting sigue practicándose clandestinamente en nuestros días en Estados Unidos e Inglaterra. Mientras los Terriers combatían en las ciudades, en el campo inglés los Terriers eran utilizados para cazar. Algunos de ellos era utilizados como apoyo indispensable de las grandes jaurías en el deporte de la caza caballo del zorro. Este tipo de caza se difundió entre la aristocracia como pasatiempo especialmente complejo. Normalmente se utilizaba una jauría de sabuesos para perseguir al zorro y se hizo necesario agregar un número de Terriers cuya tarea consistía en sacar al zorro cuando se escondía en un cubil o madriguera.


Por otra parte en la zona montañosa del norte de Inglaterra, en donde la caza de la zorra y el tejón no era un pasatiempo de pocos, sino una necesidad para protección de corderos y aves de corral, los Terriers eran llevados con correas y liberados en la proximidad de los cubiles, donde estos perros debían atacar a los zorros o tejones tratando de matarlos.


Actualmente existen treinta y dos razas de terriers, la mayoría de las cuáles son de origen Británico y que se agrupan a su vez, según sus dimensiones y su utilización original. Los terriers de talla mediana y grande son, en general, perros que en el pasado se usaban para la caza y en distintos pasatiempos, así como la utilización en la antigüedad para vigilancia de las granjas en Irlanda. Los Terriers de talla pequeña son el grupo de perros en los que la longitud de patas no se ha desarrollado en la misma medida que los demás segmentos óseos, por ello resultan Terriers bajos, representantes de una larga selección encaminada a obtener ejemplares con facilidades para la caza, en determinadas madrigueras. Los Terriers tipo bull muestran la estructura típica del combatiente. Al haber desaparecido los combates entre animales, estos Terrier se han convertido en excepcionales perros de compañía. Los Terriers de compañía son un grupo que se conforma de tres razas, no menos deportivas que las demás. Son perros de pequeña talla como el Yorkshire Terrier, el Black and Tan Terrier y el Silky Terrier. Estos Terriers han abandonado la vida deportiva del perro de campo, ocupado en exterminio de ratas y vapores letales dentro de minas, para vivir cómodamente en casa entre miles de atenciones.


Los Terriers llegan al siglo XXII manteniendo una fogosidad única que los hace preferibles a otros perros para quien desea un compañero despierto y vivaz. Como compañero cotidiano, el Terrier es insuperable y ha sabido abandonar los terrenos de caza y los reñideros para adaptarse a la vida en familia, en la que, por lo general, se siente a sus anchas. Casi la totalidad de las razas de Terriers tienen una excelente relación con los niños, de protección, amistad y juego.


El Terrier es un amigo confiado y debe ser correspondido para no ocasionar problemas y de esta forma, podrá desarrollar facultades inesperadas. Con los Terriers no se puede imponer la mano dura para establecer la relación amo perro ya que suele ser contraproducente, obteniendo resultados contrarios a los deseados y tendremos un perro arisco, mordedor, testarudo y desobediente, cualidades que nos impedirán apreciar los mil matices del carácter de un perro ideal para el hombre del siglo XXI.


Publicado en Perros de Mexico